Viewing posts from : febrero 2020



El Centro Argentino Brasileño de Biotecnología (CABBIO) comprende una red de grupos de investigación en biotecnología y promueve la implementación de proyectos conjuntos de I+D y la formación de recursos humanos de alto nivel.

Su objetivo es promover la interacción entre los centros científicos y el sector productivo a través de:

La implementación de proyectos binacionales de investigación y desarrollo;

El CABBIO surge de la cooperación de la Secretaría de Gobierno de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Argentina y el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación de Brasil.

La formación de recursos humanos a nivel de postgrado, mediante los cursos de la Escuela Argentina Brasileña de Biotecnología (EABBIO).

Vence: 21/02/2020

Convocatoria:

https://n9.cl/ezc9

Carpeta con Documentos:

https://n9.cl/hsan

Cómo inscribirse:

https://n9.cl/n6us

Históricamente existió la gran pregunta y duda sobre cómo impactaría la agricultura de precisión (AP) en el sistema agropecuario, como así también en los puestos de trabajo que podría dejar afuera, dado que se empezaba a visualizar un mayor nivel de automatismo de la maquinaria existente. En el año 1999 por ejemplo, la gente debatía sobre cómo el banderillero satelital estaba reemplazando a la persona que marcaba el ancho de cada pasada de la pulverizadora. El paso del tiempo fue demostrando que esta tecnología ha ido logrando aumentar el trabajo en el sector agropecuario. También comenzaron a aparecer empresas de tecnología, otras que brindan servicios para que los equipos funcionen a campo, como así también en la propia industria relacionada al agro. Se calcula que la robotización brindará mayor cantidad de trabajo al actualmente existente y algunos estudios mencionan que se multiplicarían por 4 los puestos de trabajo.

 Argentina desde el año 1996 hasta el 2001 fue un país donde se comenzó a probar la AP y fuimos meramente importadores de tecnología básicamente desde EEUU. Estas pruebas consistían en ensayos donde se podía demostrar la rentabilidad en la utilización de estas herramientas. Posteriormente al año 2001 y con la crisis de ese momento, muchas empresas argentinas comenzaron a producir tecnología de AP nacional y realmente fue un boom productivo y de crecimiento en equipamientos innovadores no solo para nuestro país, sino para el mundo. Se lograron productos que en ese momento no existían y empresas argentinas fueron las que marcaron el paso de la evolución de la AP a nivel mundial.

   Luego de varios años de crecimiento en AP – aproximadamente en el año 2012 – se ingresó a una meseta donde el resto de los países siguió creciendo y Argentina quedó con poca expectativa de innovación. Hoy muchas empresas están buscando la manera de innovar y salir de la coyuntura para lograr un producto que revolucione nuevamente al sistema agropecuario. 

En la actualidad una empresa de nuestro país, ha logrado el robot multipropósito el cual pienso que será la herramienta que revolucionará la agricultura a nivel mundial. Este robot posiblemente será presentado en una de las muestras agropecuarias de nuestro país en el mes de marzo 2020.

 Hay que destacar en la historia de la AP un punto muy importante para tener en cuenta en los futuros desarrollos, la mayor cantidad de ventas se daba en productos de fácil puesta a punto y simplicidad de trabajo, independientemente del precio, ej: un monitor de rendimiento costaba 8.500 dólares y se vendía menos que un piloto automático que costaba 20.000 dólares. Esto a su vez, no solo hacía que los usuarios lo utilicen y entiendan, sino que lo difundan entre sus pares porque sentían que entendían el trabajo que se realizaba y veían la solución rápidamente y sin tantos análisis posteriores. Otro punto que determina hacia dónde se debería encarar el desarrollo, es que si leemos el dato que difundió el censo agropecuario 2019 decía que menos del 10% de los productores adoptaron la AP en su totalidad (que usaban software más herramientas de AP, entre ellas la aplicación variable de insumos). Teniendo en cuenta estos datos es que se avizora un futuro para herramientas o maquinaria que resuelvan los trabajos prácticamente solos en tiempo real y en situaciones muy diversas como las que se dan a campo con la inspección de personal en el lugar, como también por vía remota.

 También hay que tener en cuenta los costos de la maquinaria agrícola actual, que cada día se incrementan más y se llevan mayor porcentaje de los costos del productor agropecuario. Las labores de pulverización, siembra, fertilización, uso de tractor, hoy pueden ser reemplazadas por un robot con mejores prestaciones. Como así posiblemente en el corto plazo también pueda ser un robot cosechador. Este sistema no solo nos permite pensar en darle mayor competitividad a los productores actuales, sino en incorporar aquellos que quedaron fuera del sistema por costos y por tener pocas hectáreas.

Según el Ing. Agr. Ricardo Garbers con un supuesto análisis imaginario (dado que no hemos podido llevar a cabo las pruebas a campo con los robots con sus diferentes herramientas multiusos), pero teniendo en cuenta la maquinaria actual convencional y comparándola con las aplicaciones robotizadas, se podría llegar a la conclusión que la robótica lograría bajar los costos un 62%.

  Con la aparición de la robótica indefectiblemente nos vemos en un cambio total de paradigmas en la producción agropecuaria actual, llevando a un sistema que nos permita mayor competitividad global y al logro de productos que hoy no se alcanzan con facilidad.

Productos con una trazabilidad única dado que todo queda grabado centímetro a centímetro, con relevamiento de datos cada día más complejos, con automatismo y visión artificial que decidirá solo las actividades a realizar. Se podrán integrar de manera mucho más simple las aplicaciones innovadoras al sistema de software que permitirá contar con expertos que colaboren para que cada campo se acerque a la manera ideal de producir. Si estas tecnologías son bien pensadas e integradas en un sistema accesible, se puede decir que estamos ante la generación de conocimiento más rápida de la historia para el campo. 

 Hoy la robótica que se puede observar en otros países, hasta el momento no tiene el concepto como la que se está desarrollando en Argentina. La nuestra apunta a un robot multipropósito y donde existe un módulo que se cambia (siembra, pulverización sin deriva y solo a las malezas, kit de herramientas para control mecánico de malezas, fertilización al voleo, fertilización incorporada, entre otras acciones), este sistema se independiza del uso del tractor y son de accionamiento eléctrico. A grandes rasgos, se puede decir que con un solo chasis robótico se puede transformar en diferentes tipos de maquinaria. El costo podría rondar en la mitad del costo de una sembradora de 16 cuerpos y puede ser utilizado en tantas opciones como quiera adaptar el contratista o productor.

Con este nuevo concepto, creo que Argentina se vuelve a posicionar en un país productor de tecnología de avanzada para el mundo y puede imponer un nuevo sistema de producción agropecuaria. Al modelo productivo hay que agregarle inteligencia para poder cambiar la relación de producción de granos que generan en su mayoría alimento para animales o para ser convertidos en biocombustibles. En otros países se diferencia el precio de los alimentos para consumo humano. Desarrollar soluciones para lo que necesita el mundo creo que es más factible con sistemas robotizados. Italia ya posee más del 14% de alimentos orgánicos que son solicitados por un alto porcentaje de su población.

 Las exportaciones del agro actualmente son la fuente de dólares más importantes del país, pero sin dudas el futuro no serán los commodities si uno ve lo que sucede en países desarrollados. Países muy chicos en superficie tienen mayor PBI que Argentina y justamente no producen commodities.

Se pueden observar muchas personas aisladas o no tan aisladas que visualizan cambios tecnológicos muy grandes, pero nadie puede terminar de darle un sentido práctico y de cómo repercutiría en el mayor ahorro y por consiguiente mayores réditos económicos para los productores, industriales y para el país. Sería muy interesante para nuestro país, poder contar con departamentos público privado de inteligencia artificial y de generación de tecnología para el campo, para que muchas empresas no terminen quedándose en el camino.

Pienso que los productores en pocos años tendrán un robot en su campo, como así también se generará un nuevo modelo de contratista basado en la robótica. Hoy un contratista que calibra un monitor de rendimiento, pone a punto un sistema controlador de malezas diferenciado, trabaja con piloto automático, entre otros. Este prestador de servicios será capaz de lograr hacer andar un robot con ayuda de un centro de consultas y algunos videos instructivos de ayuda.

Diseñado y potenciado por HA EDICIONES

En el marco de actividades de difusión de la SeCyT miembros del equipo de la Dirección de Promoción Científica y Tecnológica se reunieron con directivos de escuelas secundarias de región I para relevar demandas en función a las líneas que integran acciones de la Secretaría y planificar el 2020.

Desde la Secretaría de Ciencia y Tecnología se informa que se encuentran disponibles las resoluciones que otorgan puntaje a los docentes que hayan aprobado la Trayectoria de Formación Docente en Ciencia y Tecnología dictada durante el año 2019, asimismo los certificados de dichos módulos.

Los mismos se podrán retirar en nuestra dependencia sita en calle las Vicuñas nº 98 (esquina Quebrachales) del barrio Chijra en el horario de 7:30 a 12:30.

Descargar resoluciones:

https://drive.google.com/open?id=1MXlOXKYm1bjpZ55I8-Mw4tHF_6unHpCU

Hasta el 9 de marzo de 2020, las instituciones de la Educación Técnico Profesional (ETP) pueden presentar proyectos de investigación en articulación con universidades. Se trata de los “Proyectos Institucionales en Red (PIR) del Fondo Nacional de Investigación de ETP (FoNIETP).

Los “Proyectos Institucionales en Red están destinados a todas las instituciones de la ETP que se encuentren inscriptas en el Registro Federal de Instituciones de la ETP y deseen presentar un proyecto de investigación. Lo pueden hacer uno o dos instituciones en articulación con una universidad pública nacional o provincial.

Se puede seleccionar un tema vinculado a alguna de las tres dimensiones propuestas y abordar un nivel o más de ETP: Secundaria Técnica, Superior Técnica y/o Formación Profesional.

Las dimensiones o temáticas propuestas para los proyectos son:

Articulación entre la Secundaria Técnica y el Nivel Superior. La integración de ambos niveles educativos. Dispositivos, aspectos facilitadores y obstaculizadores.

Personas en situación de discapacidad y/o diversidad. Su inclusión en las instituciones educativas de la ETP.

Representaciones Sociales sobre la enseñanza en la ETP. Su implicancia para la formación docente.

NUEVO: Bases de la convocatoria, cronograma y formularios actualizados:

Bases y formularios para la presentación de Proyectos Institucionales en Red 2019 (Fe de erratas: en el formulario de Presentación de Proyectos de Investigación AEI, en el punto 3 “Formulación de la pregunta de investigación” , debe decir en extensión: “hasta tres páginas“).

Disposición

El FoNIETP fue creado por el Consejo Federal de Educación con el propósito de promover la generación de los conocimientos necesarios para la toma de decisiones en el mejoramiento de la graduación y la calidad de la Educación Técnica Profesional. La convocatoria FoNIETP 2019 apunta a dos componentes: Investigaciones INET (estudios cuantitativos y cualitativos a nivel nacional) y los AEI Proyectos Institucionales en Red (PIR) dirigidos a instituciones de la ETP en articulación con universidades públicas nacionales y provinciales.

Estas mujeres hicieron grandiosos descubrimientos, pero quedaron en la sombra. Sus logros fueron atribuidos a sus colegas masculinos o se les negó el Nobel. Es lo que se llama el «efecto Matilda»

Aparte de Marie Curie o Hipatia de Alejandría no son muchas las mujeres populares en la historia de la Ciencia. Sin embargo, sí abundan los casos de las que han sido flagrantemente ninguneadas, han tenido que luchar contra el sexismo o trabajar en condiciones miserables para que al final, después de tanto esfuerzo, sus descubrimientos fueran atribuidos a sus colegas masculinos ¡e incluso a sus maridos! El número de investigadoras premiadas con un Nobel desde que los galardones comenzaran a entregarse en 1901 no llega a la veintena y la razón no solo se encuentra en que menos féminas accedan a carreras científicas, sino también a los criterios muy discutibles de la Academia Sueca a lo largo de los años.

El prejuicio tiene un nombre, «efecto Matilda», la tendencia a menospreciar los logros científicos si han sido llevados a cabo por mujeres. Nettie Stevens, descubridora de los cromosomas que determinan el sexo; Rosalind Franklin, cuyas aportaciones fueron imprescindibles para el hallazgo de la estructura del ADN, o Lise Meitner, «madre» de la fisión nuclear, son algunas de esas «Matildas» a las que todavía hay que hacer justicia. Aquí recordamos algunas de ellas, aunque hay más, con motivo del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Por fortuna, los tiempos han cambiado (o están en ello), pero puede que la lista negra se alargue. En la última edición de los Nobel, una vez más, ningún nombre femenino sonó en los anuncios del fallo del jurado… y nadie puede aducir que sea por falta de candidatas. Malo es el olvido.

Nettie Stevens

Nettie Stevens – Wikipedia

La genetista estadounidense Nettie Stevens (1861-1912) realizó una exhaustiva investigación con insectos cuya principal conclusión revolucionaría el mundo de la ciencia: son dos tipos de cromosomas, el X y el Y, los que determinan el sexo de un ser vivo, algo que a principios del siglo XX era completamente desconocido. Su trabajo también proporcionó evidencias de cómo se obtienen los rasgos hereditarios. Pero, mala suerte, Stevens publicó su trabajo al mismo tiempo que su prestigioso colega Edmund B.Wilson y es fácil saber quién se llevó la gloria. Wilson reconoció en la revista «Science» que sus conclusiones coincidían con las de su compañera, por lo que claramente conocía el estudio, pero durante mucho tiempo fue él quien apareció como el auténtico descubridor. Nadie duda ahora de que Stevens es una de las grandes biólogas y genetistas de la Historia. Por desgracia, murió por un cáncer de mama cuando tenía solo 50 años.

Rosalind Franklin, esa «feminista mal vestida»

Rosalind Franklin
Rosalind Franklin – Nature

Al acaudalado padre de Rosalind Franklin (1920-1958), dedicado a la banca en Londres, no le hizo mucha gracia que su hija quisiera estudiar química, e incluso le retiró su asignación, pero el empeño de la joven le hizo cambiar su decisión y correr con los gastos. Se formó así una mente brillante, cuyas aportaciones fueron imprescindibles para el descubrimiento de la estructura del ADN junto a James Watson y Francis Crick. Pero sus colegas masculinos no fueron precisamente muy elegantes con ella. Para empezar, en el artículo de «Nature» en el que publicaban sus hallazgos, Franklin aparece citada en el último párrafo, en el que le agradecen sus resultados experimentales no publicados e ideas, como si fuera una especie de «becaria». Años después, en el libro «La doble hélice», Watson se refirió a ella diciendo que el mejor lugar para una feminista era el laboratorio de otra persona. Y añadía párrafos tan impresentables como este: «Estaba decidida a no destacar sus atributos femeninos (…) Habría podido resultar muy guapa si hubiera mostrado el menor interés por vestir bien. Pero no lo hacía (…) Todos sus vestidos mostraban una imaginación propia de empollonas adolescentes inglesas». Por su parte, Crick admitió que Franklin no podía tomar café en la sala de profesores del King’s College porque estaba reservada a los hombres, circunstancia que consideraba, simplemente, una «trivialidad». Pasó mucho tiempo hasta que ambos científicos reconocieran la extraordinaria calidad científica de su colega y pidieran disculpas. Les concedieron el Nobel junto a Maurice Wilkins cuando ella ya había muerto, y no se otorga a título póstumo.

Lise Meitner, el sufrimiento de la mujer atómica

Lise Meitner
Lise Meitner – Wikipedia

La de la austríaca Lise Meitner (1878-1968) es una historia de desprecios y penalidades por una doble condición, la de ser mujer y judía. «Madre» de la fisión nuclear (la ruptura de un átomo pesado en otros menos pesados y más estables) y recibida en EE.UU. como una celebridad después de la Segunda Guerra Mundial, hoy en día apenas se la conoce. No compartió el Nobel de Química con su compañero de laboratorio Otto Hahn por razones difíciles de entender. Y encima Hahn ni siquiera la mencionó cuando recogió el premio en 1947 a pesar de sus 30 años de colaboración. Esa fue posiblemente la cúspide de los muchos desaires que Meitner tuvo que pasar durante su carrera científica. Por ejemplo, en su primer trabajo en Berlín, en el Instituto Kaiser Wilhelm en 1907, fue obligada a trabajar en un antiguo taller de carpintería instalado en el sótano, ya que el laboratorio no permitía mujeres. Sin sueldo, su trabajo era financiado por su padre, por lo que vivía en una habitación de una residencia femenina sin cuarto de baño. No sería la última colaboración gratuita o mal pagada que le ofrecerían en su vida. Sin embargo, amaba su trabajo hasta el punto de poner su vida en peligro en la Alemania nazi. Otro dato más para conocer la fuerte personalidad de Meitner: fue la única científica que no quiso colaborar en el proyecto Manhattan porque no quería tener nada que ver con una bomba. Al menos, Meitner sí recibió otros reconocimientos importantes, como la medalla Max Planck en 1949, y un elemento de la tabla periódica lleva su nombre en su honor: el meitnerio.

Isabella Karle, la gloria para su marido

Jerome e Isabella Karle, en su laboratorio
Jerome e Isabella Karle, en su laboratorio – Wikipedia

La estadounidense Isabella Helen Lugski (1921-2017), más conocida como Isabella Karle, su apellido de casada, desarrolló un serie de técnicas para determinar la estructura tridimensional de las moléculas por cristalografía de rayos X. Pero el Premio Nobel de Química de 1985 se lo dieron a su esposo, el también químico Jerome Karle, y a su colaborador, Herbert A. Hauptman. Ella no contaba para el comité de estos galardones, que solo han entregado el 3% de los premios a mujeres.

Según explicó su propia hija a los medios tras la muerte de Lugski por un tumor cerebral, esta científica se inspiró en otra gran mujer para su carrera: Marie Curie, esta sí ganadora de un Nobel, quien, como su familia, nació en lo que ahora es Polonia. Eso sí, tuvo que superar el desaliento de una profesora, quien siendo muy joven le dijo que la química no era un campo apropiado para señoritas.

Gerty Cori, juntos hasta en el Nobel

Gerty y Carl Cori
Gerty y Carl Cori – Nobel Prize

Para los miembros de la Academia Sueca de 1947 un matrimonio debía de ser algo así como una entidad orgánica indivisible, hasta el punto de que cuando concedieron el Nobel a Gerty y Carl Cori por su descubrimiento del proceso de la conversión catalítica del glucógeno, compartido con el fisiólogo argentino Bernardo Houssay, el dinero del galardón no se repartió entre los tres premiados, sino que se dividió en dos: una parte para la pareja y otra para Houssay. Al menos, Gerty Cori (1896-1957) se convirtió en la primera mujer en todo el mundo en llevarse el Nobel de Medicina. No le fue fácil, tuvo que lidiar con el sexismo durante toda su vida profesional. Algunas universidades daban trabajo a su esposo, pero se negaban a contratarla a ella o le ofrecían sueldos ridículos.

Jocelyn Bell Burnell, a las órdenes del jefe

Una joven Bell Burnell, en 1967
Una joven Bell Burnell, en 1967 – Wikipedia

¿Señales de vida inteligente interplanetaria? No, son púlsares. Los descubrió la norirlandesa Jocelyn Bell Burnell (1943) mientras hacía su tesis doctoral en la Universidad de Cambridge (Inglaterra). Tras analizar una ingente cantidad de datos obtenidos por un radiotelescopio que ella misma ayudó a construir, dio con las señales de estos cadáveres estelares que giran sobre sí mismos a gran velocidad. Sin embargo, el premio Nobel por ese descubrimiento se lo dieron al supervisor de su tesis, Anthony Hewish, y a Martin Ryle, también astrónomo en Cambridge. La propia Bell Burnell explicaba aNational Geographic en 2013 que «la imagen que la gente tenía en ese momento de cómo se hacía la ciencia era la de un hombre mayor que tenía bajo su mando a un montón de subalternos, de quienes se esperaba que hicieran lo que él decía».

Chien-Shiung Wu, la «Marie Curie china»

Chien-Shiung Wu
Chien-Shiung Wu – National Science Foundation

Chien-Shiung Wu (1912-1977), también conocida como la «Marie Curie china» o «Madame Wu» es una de los grandes físicos experimentales del siglo XX, lo cual es todo un logro si se tiene en cuenta que nació en un pequeño pueblo cerca de Shangai en una época en la que las niñas no iban a la escuela y todavía se les vendaban los pies. Gracias al apoyo de su familia, Wu no solo estudió, sino que alcanzó los niveles académicos más altos. Reclutada en la Universidad de Columbia en la década de 1940 como parte del Proyecto Manhattan, realizó investigaciones sobre la detección de la radiación y el enriquecimiento del uranio. Refutó la ley física de conservación de la paridad junto a sus colegas Tsung-Dao Lee y Chen Ning Yang, estudio que mereció el Nobel en 1957. Pero una vez más la Academia premió a los varones y olvidó a la mujer. La decisión fue considerada por muchos escandalosa.

Agnes Pockels, el ama de casa que hacía física en el agua de fregar

Agnes Pockels
Agnes Pockels – RSC

Cuando Agnes Pockels (1862-1935) terminó sus estudios las universidades alemanas no admitían mujeres y, cuando sí lo hicieron, sus padres no la dejaron matricularse. Así que esta joven nacida en Venecia se dedicó a cuidar de los suyos y no tuvo más empleo que el de ama de casa. Sin embargo, se las arregló para estudiar física con los libros de su hermano, conocimientos que aplicaba a lo que tenía más a mano: el agua de fregar los platos. De esta forma, Pockels desarrolló un dispositivo para medir la tensión superficial en sustancias como aceites, grasas, jabones y detergentes. Sus estudios fueron publicados en «Nature», pero el mundo la olvidó por completo y fue Irving Langmuir quien se llevó el Nobel en 1932 por el perfeccionamiento de la idea original de Pockels.

La convocatoria de becas está dirigida a estudiantes que comienzan a cursar primer año y tienen hasta 20 años. Los postulantes serán seleccionados por su desempeño académico, pero también se pondrá especial atención a la equidad de género y al equilibro en la distribución regional y disciplinar de las becas. La duración será de 12 meses a partir de su otorgamiento y tendrán la posibilidad de renovarse si se cumplen los requisitos. 

INSCRIBITE HACIENDO CLICK ACÁ. TENÉS TIEMPO HASTA EL 13 DE MARZO 

Las becas de grado de la Fundación YPF cuentan con el apoyo institucional de la Secretaría de Políticas Universitarias del Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Nación. Además de recibir el estipendio económico mensual, los becarios participan del “Encuentro Anual de Becarios” en la Ciudad de Buenos Aires con todos los gastos pagos y acceden a recursos educativos e instancias de formación online.

El programa de becas de grado de la Fundación YPF tiene como objetivo promover el estudio de carreras vinculadas al desarrollo energético y tecnológico del país premiando la excelencia académica además de favorecer la permanencia y graduación. Cada becario cuenta con un mentor, que es un profesional de YPF, y que lo orienta además de motivarlo en el desarrollo de su trayectoria académica. Esta beca también se destaca por las actividades extracurriculares que se organizan para los becarios con el fin de potenciar su formación y permitirles experimentar el mundo profesional de la industria energética. 

BASES Y CONDICIONES 
REGLAMENTO 
PREGUNTAS FRECUENTES 

La cantidad de becas a otorgar en 2020 será de 75 plazas y su distribución estará sujeta al cupo destinado para cada Consejo de Planificación Regional de Educación Superior (CPRES). 

Ver más:

https://becas.fundacionypf.org.ar/Paginas/Home.aspx

El Municipio de Perico en forma conjunta con la Secretaría de Ciencia y Tecnología del Ministerio de Educación y, en el marco del Día Internacional de la Mujer y la la Niña en la Ciencia, invitan a participar de los talleres de Robótica y Ciencia.

El mismo se llevará a cabo el viernes 14 de febrero de 09.00 a 13.00 horas en instalaciones del Punto Digital de la ciudad de Perico, sito en calle 23 de agosto y Humahuaca.

La actividad es gratuita, destinada a chicas de 9 a 17 años, las cuales podrán inscribirse en el Punto Digital de 09 a 12 horas.

El Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia se recordó con un acto y varias actividades en el espacio Infinito por Descubrir, ubicado en la Ciudad Cultural.

Al acto concurrió la ministra de Educación, Dra. Isolda Calsina; la secretaria de Ciencia y Tecnología(SeCyt), Miriam Serrano; la presidente del Consejo Provincial de la Mujer,  Alejandra Martinez, los decanos Gustavo Lorens (Ingeniería) y Dante Hormigo (Cs. Agrarias), entre otros.

La tiular de la SeCyt, Miriam Serrano, destacó la importancia de que «niñas y jóvenes encuentren un lugar para desarrollar su vocacion científica».

La ministra de Educación, Isolda Calsina, señaló que en la provincia hay muchas mujeres dedicadas a la ciencia y agregó que «debemos hacer un esfuerzo mancomunado para que haya más equidad e igualdad de oportunidades».

Fue una jornada de «grandes motivaciones» donde hubo un taller de Robótica y Ciencia a cargo del equipo técnico de la Secretaría de Ciencia y Tecnología, una charla sobre «Líneas de capacitación y empoderamiento» a cargo de la Fundación A+T Innova; una conferencia de la Facultad de Ingeniería sobre «Mujeres en Internet de las cosas».

También se firmó un convenio entre el Consejo Provincial de la Mujer y las Facultades de Ingeniería y Ciencias Agrarias de la Unju para realizar actividades conjuntas que promuevan la integración de la mujer a la ciencia y a la tecnologia.

La igualdad de género y la ciencia son elementos clave que contribuyen al logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible establecidos en la Agenda internacional 2030. Para la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) es imprescindible trabajar para mejorar la participación de las mujeres en el ámbito científico. Solo así lograremos sociedades más justas, equitativas y sostenibles. 

El 55% de los estudiantes universitarios de la región son mujeres según datos de las redes IndicES y RICYT coordinadas por el Observatorio de Ciencia, Tecnología y Sociedad de la OEI, quien coorganizó recientemente un panel de discusión sobre ciencia y brecha de género en Santiago de Chile. No obstante, esta representación se concentra en áreas de conocimiento como educación, salud, bienestar y es minoritaria en los estudios STEM (Science, Technology, Engineering and Mathematics). Por ejemplo, en ninguno de los países iberoamericanos analizados, el porcentaje de mujeres estudiando es mayor de un 40% en titulaciones TICs.

Fuente: Red IndicES

Por este motivo, desde la OEI nos sumamos a las celebraciones con motivo del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia visibilizando un ejemplo de los proyectos que día a día se realizan en nuestra región para conseguirlo, así como escuchando a algunas de las personas que lo hacen posible.  

En Costa Rica, la oficina de la OEI apoyó recientemente la elaboración del Plan de Acción Estratégico para la Igualdad entre Mujeres y Hombres en la Formación, el Empleo y el Disfrute de los Productos de la Ciencia, la Tecnología, las Telecomunicaciones y la Innovación. Para la elaboración del plan se realizaron múltiples acciones. De todas ellas, la que más interés suscitó fue el taller que buscaba atraer a más mujeres a la ciencia.

Con este fin nace también el proyecto “Mujeres y niñas en la ciencia: una estrategia de empoderamiento desde la educación” que la OEI va a realizar en alianza con la Embajada Británica en Panamá. En el marco de este proyecto se va a adaptar el libro Brócoli Azul y los Nanobots escrito por la científica Bryony Mathew. El libro busca inspirar a las nuevas generaciones introduciéndolas en carreras que muchas niñas nunca antes han escuchado de la mano, por ejemplo, de una ergónoma, una nanotecnóloga o una oceanógrafa.

Por su parte, la oficina de OEI en República Dominicana está apoyando al MESCyT con el propósito de generar un modelo para la construcción de indicadores de ciencia incorporando la perspectiva de género. Además, en el primer trimestre de este año, llevará a cabo un encuentro de reflexión sobre Género y Ciencia en República Dominicana que partirá de las premisas y reflexiones compartidas el año pasado en el II Seminario  de Impacto de las Mujeres en la Ciencia celebrado en Ecuador (ver las memorias aquí).

Por último, queremos destacar que este año la oficina de la OEI en Ecuador está organizando junto a CIESPAL y FLACSO, el XIII Congreso Iberoamericano de Ciencia, Tecnología y Género, que se celebrará en Ecuador entre el 16 y 18 de julio y para el cual todavía está abierta la recepción de resúmenes. Tenemos la suerte de contar con la investigadora Eulalia Pérez Sedeño como miembro del Comité Científico. Ella nos explica los diferentes temas que aborda el Congreso y que son los ejes centrales que deben ser analizados para afrontar la situación de la mujer y la ciencia en nuestra región, tales como la divulgación científica, las perspectivas femeninas en salud, los saberes ancestrales o el ecofeminismo.