Viewing posts from : marzo 2017



17352900_10155329537278643_1706660380_nLa Secretaría de Ciencia y Tecnología, desarrolla un ciclo de capacitación en servicio para su Equipo Técnico Pedagógico.

En esta oportunidad, con la asistencia de un capacitador externo,  se  pretende formar al personal para el uso y administración del Aula Virtual de la Secretaría de Ciencia.

El Plan Provincial «La Ciencia en la Escuela» propone distintas capacitaciones en la modalidad semi- presencial, considerando que los entornos virtuales de aprendizaje resultan un escenario óptimo para promover la alfabetización tecnológica, ya que permiten abordar la formación de las tres dimensiones básicas que la conforman: el conocimiento y uso instrumental de aplicaciones informáticas; la adquisición de habilidades cognitivas para el manejo de información hipertextual y multimedia; y el desarrollo de una actitud crítica y reflexiva para valorar tanto la información, como las herramientas tecnológicas disponibles.

Logo-LCVE-300x210La Secretaría de Ciencia y Tecnología del Ministerio de Educación de la Provincia de Jujuy, invita a las Instituciones educativas de todos los niveles a postularse para participar del Programa federal “Los Científicos Van a las Escuelas”, enmarcado en el Programa de Popularización de la Ciencia y la Innovación (PPCI) del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.
“Los Científicos Van a las Escuelas” (LCVE) es un programa que propone la interacción entre científicos y docentes durante varios meses para lograr el enriquecimiento de las clases de ciencia en el aula, a través de la realización conjunta de proyectos. Se centra en las ciencias naturales como física, química, biología y disciplinas afines (quedan excluidas las ciencias sociales y la matemática).
Sus objetivos generales son:
Mejorar la enseñanza y aprendizaje de las ciencias físicas y naturales en el aula.
Promover las actividades de carácter empírico: experimentos, experiencias, demostraciones, salidas de campo, observaciones directas de fenómenos o especies vivas, o similares.
Estimular el conocimiento general y el gusto por la ciencia en los jóvenes y docentes.
Facilitar la generación de lazos creativos entre la comunidad científica y la comunidad escolar, incentivando el pensamiento crítico.
La invitación al trabajo está dirigida a la escuela como institución y no a los docentes individuales. Las Instituciones educativas interesadas en postularse deben presentar una propuesta de trabajo que considere las necesidades educativas de la escuela y de su proyecto institucional, adecuándose a las pautas del Programa (LCVE-pautas2017)
Las mismas se recibirán del 15 de Marzo al 7 de Abril del corriente año hasta las 12hs., en las oficinas de la Secretaría de Ciencia y Tecnología cito en la calle Las Vicuñas 98 B° Chijra de la Ciudad de San Salvador de Jujuy, donde se brindará información de apoyo sobre todos los aspectos vinculados al programa. También las consultas se podrán realizar al correo electrónico educacioncientificajujuy@gmail.com  
biblioteca       Portal Argentino del Conocimiento Científica 

El Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva (MinCyT), dió a conocer la Biblioteca Electrónica de Ciencia y Tecnología, la cual brinda a los investigadores argentinos acceso, desde las instituciones habilitadas, a través de Internet al texto completo de 22912 títulos de revistas científico-técnicas, 21813 libros, 3164 estándares, 19011 conferencias y congresos, y a bases de datos referenciales de gran valor para la comunidad científica.

Para visitar la página ingresar a: http://www.biblioteca.mincyt.gob.ar/

En la sede de la Secretaría de Ciencia y Técnica y Estudios Regionales (SeCTER), de la Universidad Nacional de Jujuy, se reunió el grupo de trabajo del proyecto I+ D Ciencia en Contacto, integrado por la Ing. Miriam Serrano, Secretaria de Ciencia y Tecnología del Ministerio de Educación de la Provincia de Jujuy, Lic. Rodolfo Tecchi, Rector de la UNJu, Dra. Graciela Bovi Mitre, Secretaria de SeCTER,  Dr. Raúl Llobeta, Coordinador Universidad-Proyectos de Desarrollo e Innovación Regional, C.P.N. Fernando González (SECTER), Téc. Homar Farfán, (SeCTER), T.C.S. Jorge Castro (SeCTER) y el Ing. Juan De PasqualeBovi.

Mediante el encuentro, del cual participó también el Equipo de Vinculación Tecnológica de la Secretaría de Ciencia y Tecnología, se propuso una convocatoria amplia y abarcadora de los diversos espacios que se trabajan en el territorio de Jujuy, desde la gestión pública, el contacto directo con las comunidades, con los modelos de producción locales, generación de redes y la producción de acuerdos, con el fin de aportar en la creación de mejores condiciones de vida, de mayor productividad y de generación de nuevas oportunidades para la población, a partir de una relación estrecha de la investigación  con los propósitos del desarrollo local.

OATEC_salud_2017_09feb

La OATec es una actividad competitiva que se lleva a cabo una vez por año de acuerdo al cronograma de actividades establecido por el Consejo Organizador de la Olimpíada, destinada a generar mecanismos de perfeccionamiento y superación de las habilidades científico-tecnológicas en los alumnos de nivel secundarios.

Mediante esta actividad se propone contribuir a los alumnos para que empleen el método científico, desarrollen habilidades tecnológicas de abstracción y reflexión crítica, como así también capacidades para transmitir e intercambiar información contribuyendo a la actualización de los docentes de nivel secundario, mejorar vinculos fomentando el intercambio de experiencias áulicas e incentivar el intercambio de experiencias entre educadores y educandos de diferentes regiones de nuestro país.

La temática que se abordará en el ciclo 2017 corresponde a “SALUD”, como una oportunidad para diseñar y crear dispositivos médicos destinados al diagnóstico, la terapia, la rehabilitación y la mitigación de dolencias.  

Los interesados en participar podrán inscribirse del 03 de abril al 31 de julio del corriente año, ingresando al siguiente sitio web www.oatec.org.ar, donde se brindará información de apoyo sobre todos los aspectos vinculados a la Olimpíada.

 

Una campaña de concientización de género le propuso a un grupo de niñas nombrar inventores que hayan estudiado en la escuela. Destacaron a Leonardo Da Vinci, Thomas Edison y Nikola Tesla, entre otros. Pero entre sus recuerdos no había mujeres. 

mujeres-inventoras

Benjamin Franklin, Leonardo Da Vinci, Thomas Edison, Albert Einstein, Nikola Tesla, Alexander Graham Bell.

Las niñas enumeraban la extensa lista de inventores dando cátedra de su conocimiento. Relataban sus nombres y enseñaban su inteligencia de modo lúdico y entusiasta.

Identificaron a un cuerpo de prestigiosos inventores que comparten algo más que vocación y popularidad. Las niñas también desconocían qué simple condición los une. Lo notaron cuando les preguntaron si conocían a una inventora, a una mujer que haya inventado algo. Respondieron que no.

Y entendieron que Benjamin Franklin, Leonardo Da Vinci, Thomas Edison, Albert Einstein, Nikola Tesla y Alexander Graham Bell eran hombres. Que lo que habían estudiado, que lo que les habían inculcado, era parcial: obedecía a un criterio cultural, político, social y ancestral de desigualdad de género. «Es una pregunta difícil», respondió una de las niñas consultadas. «En la escuela, los inventores siempre eran hombres. Me acabo de dar cuenta de eso», admitió otra.

Tabitha Babbitt inventó la sierra circular, Martha Coston la bengala de señales marítimas, Mary Anderson el limpiaparabrisas, Maria Beasley la balsa salvavidas, Patricia Bath la cirugía de cataratas con láser, Sarah Mather el periscopio, Maria Pereira el pegamento quirúrgico, Gertrude Bell Elion medicamentos para tratar la leucemia, el VIH y la malaria, Ada Lovelace el primer algoritmo informático, Stephanie Kwolek el chaleco antibalas, Patricia Billings el Geobond (un material resistente al fuego), Yvonne Brill el sistema de propulsión para satélites.

 «Solo hablan de Einstein y Da Vinci, pero nunca escuché que mencionaran a una mujer inventora», descifró otra niña. El propósito de esta epifanía era la motivación, la promoción de confianza para que ellas diseñen más innovaciones. En el Día Internacional de la Mujer, el respeto a la memoria por las mujeres inventoras olvidadas. Una inspiración para la próxima generación.

Ver video: Hacer Clik

1

El  día lunes 06 de marzo se llevó adelante una reunión con los integrantes del Instituto de Datación y Arqueometría (InDyA) y el Centro de Investigación y Desarrollo en Materiales Avanzados y Almacenamiento de Energía de Jujuy (CIDMEJu).

 A la misma se hicieron presentes por parte del Gobierno de la Provincia de Jujuy la Secretaría de Ciencia y Tecnología, a través de su titular, Ing. Miriam Serrano, integrante del Consejo Directivo Interinstitucional de ambos institutos, el Ing. Rafael Simone y el Arq. Gabriel Cortéz, el Dr. Sergio Matheos del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación acompañado por la Dra. Natalia Rodríguez Teramo y Mg. Sebastián Spector, por CONICET asistieron el Dr. Arnaldo Visintin, el Dr. José A. Cordero y el Dr. Carlos Aschero, en representación de la Universidad Nacional de Jujuy el Rector Lic. Rodolfo Tecchi y el Vicerector Lic. Jorge Griot, el decano de la Facultad de Ingeniería, Ing. Gustavo Lores y el Ing. Ernesto Eisenberg, por la Universidad Nacional de Tucumán asistió la Dra. Pilar Babot. Así mismo fueron invitados a participar la Dra. Victoria Flexer por parte del CIDMEJu y el Arq. Gustavo Izquierdo a cargo del informe de avance de obra.

2La jornada dio inicio en el Salón del Consejo Académico de la Facultad de Ingeniería-UNJu, con palabras de bienvenida a cargo del decano de la Facultad de Ingeniería-UNJu, Ing. Gustavo Lores.

Entre los temas tratados en horas de la mañana se habló sobre la situación actual de cada uno de los institutos a cargo del Dr. Carlos Aschero por parte del InDyA y el Dr. Arnaldo Visintin y el Ing. Rafael Simone por parte del CIDMEJu.

El Dr. Sergio Matheos, por parte del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, se refirió al financiamiento de la obra y el equipamiento solicitado.

A continuación el Arq. Gustavo Izquierdo, por parte de la Universidad Nacional de Jujuy, brindó un informe de obra de la localidad de Palpalá. En horas del mediodía se realizó una visita a la obra.

En horas de la tarde la jornada de trabajo continuó en las instalaciones de la Secretaría de Ciencia y Tecnología, sito en calle las Vicuñas del Barrio Chijra, donde participaron de la misma los representantes del Consejo Directivo Interinstitucional del InDyA e investigadores de la provincia de Jujuy, con el objetivo de dar a conocer la propuesta de trabajo para ser desarrollada en el instituto que funcionará en el edificio en construcción de la localidad de Palpalá.

cristalesSe encuentran abiertas las inscripciones, hasta el 15 de julio del corriente año, para participar de la 4ta. edición del Concurso de Crecimiento de Cristales para Colegios Secundarios organizado por la Asociación Argentina de Cristalografía (AACr), destinado a alumnos de establecimientos educativos de nivel secundario de todo el país, públicos o privados.

 Mediante este certamen se propone divulgar la importancia de la cristalografía en la sociedad moderna y, al mismo tiempo, fomentar el estudio, el trabajo sistemático, el pensamiento racional y la comunicación entre los jóvenes estudiantes a través de experimentos atractivos de cristalización.

Se trata de una actividad grupal en donde los alumnos guiados por sus docentes, deberán realizar una experiencia de crecimiento cristalino, en donde el proceso deberá ser documentado en un video o informe, el  cual se enviará al Comité Organizador para su evaluación. Los grupos seleccionados serán invitados a presentar sus trabajos en una jornada de finalistas, a realizarse en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en el mes de noviembre.

Para más información los interesados podrán realizar su consulta al siguiente correo concursocrecimientocristales@gmail.com

 

japonesaLa Secretaría de Ciencia y Tecnología dependiente del Ministerio de Educación de la Provincia, invita a los estudiantes que cursan los últimos años de los establecimientos de nivel medio, estudiantes avanzados de carreras de grado universitarios y profesionales nóveles,  a participar del Ciclo de Charlas Orientativas e informativas vinculados a los Programas de Becas que dictará el Centro Cultural de la Embajada de Japón en Argentina.

El primer encuentro tendrá lugar el día 17 de marzo, a partir de las 11 hs. en el Cine Teatro Municipal “Select”, y estará dirigida específicamente a estudiantes de nivel secundario, de 4º, 5º y 6º año y a jóvenes menores de 21 años que hayan concluido sus estudios de nivel medio.

La segunda instancia se tendrá lugar  en el Aula Digital de la Facultad de Ingeniería de la UNJu, dirigida a estudiantes universitarios avanzados y profesionales nóveles, a partir de las  18 hs.

Asimismo se incluirán charlas dirigidas al público en general, en los diferentes puntos de la provincia, en la ciudad de San Salvador de Jujuy el 17 de marzo a hs. 20 en instalaciones de la  Sala Martín Raúl Galán, San Pedro de Jujuy el 18 de marzo  a hs. 9.30 en la Sala Hugo del Carril (Sarmiento 356) y por último en Humahuaca el día 18 de Marzo a hs. 16.00 en el  Hotel de Turismo

Es importante destacar que cada instancia informativa estará a cargo de especialistas en desarrollo económico, robótica, música tradicional y personal del Centro Cultural de la Embajada del Japón en Argentina, como así también el acceso a  información a  jóvenes interesados en poder obtener una beca para realizar sus estudios universitarios o acceder a oportunidades de perfeccionamiento, ofreciendo la posibilidad de vivir una experiencia académica y social única en el país al posibilitar el intercambio cultural de estudiantes argentinos con japoneses.

Para más información los interesados podrán ingresar al siguiente link http://bit.ly/2lnK4bb  o  contactarse a centro-info@bn.mofa.go.jp, o al Tel. 011-4318-8240

Mujeres olvidadas en la historiadela Ciencia

NUEVA YORK- A fines del siglo XIX, Henrietta Swan Leavitt trabajaba en el Observatorio del Harvard College. Lo hacía a tiempo completo, seis días a la semana y cobraba 25 centavos de dólar por hora. Su rutina laboral consistía en examinar placas fotográficas junto al resto de las «computadoras», como se denominaba a otras mujeres que, al igual que ella, realizaban cálculos sobre el tamaño y la luz de las estrellas. En 1912 escribió un trabajo sobre las Cefeidas, un grupo de la constelación de Cefeo. Había encontrado un patrón de ritmo y de luminosidad. No obstante, el documento llevó el nombre del director de la institución, Edward Charles Pickering. El de ella quedó prácticamente olvidado, como los de sus compañeras.

La historia de Leavitt es una de las que aparecen en El universo de cristal, el libro más reciente de la escritora estadounidense Dava Sobel. No es la única que en el país norteamericano se ha volcado recientemente a recuperar las historias de mujeres fundamentales para la astronomía y la ingeniería.

Nathalia Holt escribió en 2016 Rise of the Rocket Girls («El ascenso de las chicas cohete») sobre las mujeres que trabajaban en el Laboratorio de Propulsión a Reacción (JPL, en inglés) de California. Hidden Figures, de Margot Lee Shetterly, inspiró el film Talentos ocultos y es otra de las obras que introducen una perspectiva de género en la historia de la ciencia. Centrado en tres mujeres «computadoras» de la NASA, el libro también muestra las dificultades que enfrentaron ellas, afroamericanas, en pleno contexto de segregación racial. La película, nominada a los premios Oscar que se entregan hoy en la categoría de mejor película, conquistó al público estadounidense. Hoy encabeza la lista de recaudaciones en lo que va de 2017.

El auge de estas obras, coinciden las distintas autoras, no sólo reconoce el trabajo de astrónomas, ingenieras y matemáticas casi invisibilizadas. También alienta a las jóvenes actuales a seguir una carrera vinculada a esos mundos. «Para atraer a mujeres a las ciencias, poder contar historias de otras que triunfaron es inspiracional y eso es genial», asegura Sobel, en diálogo con la nacion.

Universo de cristal

El título del libro de Sobel alude al material de las placas fotográficas con las que trabajaban estas mujeres, pero bien podría ser una extrapolación de ese techo invisible que el género femenino encuentra tan difícil de romper en más de una disciplina. «Los astrónomos conocen los nombres de estas mujeres, pero no conocen su verdadera historia. Saben el mito. Había cuentos populares sobre esto. Incluso la gente que trabajó en el observatorio no conoce la verdadera historia», explica Sobel.

La escritora encontró archivos de la universidad, registros del observatorio e incluso parte de las placas fotográficas de cristal en el Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian. Con ese material, pudo reconstruir la historia de lo que, a fines del siglo XIX y principios del XX, era denominado despectivamente el «harén de Pickering».

Para Sobel, era importante contar por qué el proyecto había comenzado y, sobre todo, por qué tenía tantas «computadoras» involucradas. La respuesta era sencilla: les pagaban menos. «El director tenía, por un lado, una mente abierta para contratar a estas mujeres, pero por otro se ahorraba dinero», sintetiza la autora.

Computadoras con pollera

Sobel tenía en mente la historia para El universo de cristal desde hace décadas, pero otras escritoras encontraron la inspiración hace pocos años. Shetterly, por ejemplo, estaba de visita en el estado de Virginia cuando supo que la «señora Land», una maestra suya, había trabajado como computadora en el centro de la NASA en Langley. Era 2010 y aprovechaba sus vacaciones para ver a su familia. Su padre le contó que muchas mujeres, «negras y blancas», se habían desempeñado allí. Nombró a Kathryn Peddrew, Ophelia Taylor y, por supuesto, a Katherine Johnson, pieza clave del equipo que puso por primera vez a un estadounidense en el espacio.

La historia de esta matemática prodigio es una de las tres que narra la película Talentos ocultos, basado en el libro de Shetterly. Entre la visita de la escritora a Virginia y el estreno del film, Johnson, de 98 años, ya recibió la Medalla Presidencial de la Libertad, la concesión más importante a civiles en Estados Unidos, de manos de Barack Obama. La NASA también le puso su nombre a las instalaciones de investigación en informática del centro de Langley.

También Holt, autora de Rise of the Rocket Girls, se topó casi por casualidad con la historia de las trabajadoras del JPL, cuyos aportes permitieron el desarrollo de motores de cohete. La escritora estaba embarazada y tenía problemas para elegir un nombre para su futura hija. Su esposo sugirió Eleanor Frances. Ella lo buscó en Google. Apareció entonces una mujer con un nombre similar y el apellido Helin. Una fotografía la mostraba aceptando un premio. «Me shockeó enterarme de que no era la única, sino que integraba un gran grupo de mujeres que fueron al laboratorio desde todas partes del mundo y tenían carreras como matemáticas en la NASA», relata a la nacion.

La sorprendió, sobre todo, la duración de sus carreras. «Trabajaron allí por cinco décadas. Una de ellas, Sue Finley, todavía está en el laboratorio, y es la mujer que más tiempo ha trabajado en la NASA», dice la escritora. Holt coincide con Sobel en que las mujeres han quedado fuera de muchos libros de historia. «Es maravilloso ver que esto está cambiando -considera-. Las mujeres siempre tuvieron un papel vital en la matemática y en la ciencia. Es alentador que estas contribuciones sean finalmente documentadas.»

Historias de película

La austríaca Hedy Lamarr no fue solamente la primera mujer que apareció, en 1933, desnuda en una película comercial. Fue también la coinventora de un «sistema de comunicación secreta». Encerrada en su casa a raíz de los celos del esposo, la actriz leía sobre ingeniería. Finalmente escapó de Europa en 1937 y se dirigió a Estados Unidos. Allí, junto con el compositor George Antheil, patentó una primera versión del salto en frecuencia, una técnica de modulación de señales en telecomunicaciones que sentó las bases para lo que hoy es el wi-fi.

La historia fue una de las que más sorprendió a Valeria Edelsztein, escritora argentina, química e investigadora del Conicet. Según cuenta a la nacion, no fue la única que se encontró al estudiar el rol femenino en avances y descubrimientos. «¿Cómo es posible que, a mí, que siempre me gustó esa parte de la relación entre mujeres y la ciencia, que estoy metida en un ámbito científico, no me suene ninguno de estos nombres? ¿Por qué le van a sonar al resto del mundo, que no tiene que ver con estos temas?», se preguntaba.

«Cocina, limpia y gana el Nobel» fue el título que la revista estadounidense Family Health dedicó a Rosalyn Yalow por obtener ese reconocimiento en Medicina en 1977. En la Argentina, Edelsztein lo puso en plural y lo utilizó en 2012 para el libro que consiguió el premio «Ciencia que ladra». También le agregó un paréntesis preciso: «(y nadie se entera)».

«Es terrible que haya mujeres tan invisibilizadas en la historia de la ciencia», cuestiona. Su principal ejemplo de las «olvidadas» es Rosalind Franklin, fundamental en el descubrimiento de la estructura del ADN. La científica nunca fue reconocida por esa investigación. Murió en 1958. El Nobel de Química por el ADN se lo llevaron James Dewey Watson, Francis Crick y Maurice Wilkins cuatro años después.

Tanto Edelsztein como las autoras estadounidenses coinciden en que este tipo de obras reivindica el rol de las mujeres en la ciencia. Para la investigadora argentina, «es importante que aparezcan estos libros» que recuperan esos avances, «porque, sino, la impresión que da siempre es que la construcción del conocimiento vino de la mitad de la población humana». Un estudio reciente de la Universidad de Nueva York parece darle la razón: las nenas, a los seis años, dejan de asociar la inteligencia con su propio género. «Los modelos tienen un papel importante en alentar a la gente joven a seguir carreras en la ciencia. Espero que ambos, chicos y chicas, encuentren inspiración en las historias de estas mujeres», considera, por su parte, Holt.

En ese sentido, algunos de estos libros se acercan más a la divulgación que a la introducción de una perspectiva de género. En el caso de Sobel, ella sólo quería contar una buena historia. Al final, reconoce, el resultado conseguido fue más amplio. Como el resto de las obras, terminó colaborando en una lucha contra los roles estereotipados en la ciencia.

Artículo extraído de: Diario La Nación